Abdallah Hammadi: ética y estética neoandalusí

Abdallah Hammadi: ética y estética neoandalusí

 

Isaac Donoso
Universidad de Alicante

 

1. Argelia, España y la pasión por al-Andalus

Existen personas fieles con su destino que son capaces de asumir en su propio cometido vital la culminación, el esfuerzo por llevar a cabo un fin que el tiempo impone. Los arge-linos nacidos bajo la colonización francesa tuvieron que armarse física e intelectualmente para forjar una revolución, a sabiendas de que muchos perderían la vida en el intento. Los argelinos nacidos tras la Revolución no se encontraron ante ellos con un panorama más alentador, pues tenían que construir un país desde los cimientos, cimientos poco fiables tras una intervención colonial culturalmente alienante y socialmente agresiva. Y en ríos revueltos siempre pueden aparecer mensajes fáciles, salvapatrias, oportunistas o demagogos que establezcan un discurso intelectual interesado y orientado. De ahí la máxima exigencia que la sociedad que ha sido capaz de armar una revolución, revolución también en términos culturales, imponga a las mentes que deben trabajar por construir la identidad moderna de una naciente nación.

Argelia debía mirar al futuro pero, para hacerlo, debía levantar el edificio sobre cimientos sólidos, los cimientos que se fraguan cuando se asume el hecho y devenir his-tóricos. Y éstas son las dos claves del imperativo ético que un intelectual de un país no alineado en los años setenta debía asumir: trabajo e historia o, en otras palabras, el ince-sante esfuerzo por reconstruir una narrativa histórica y rigurosa. Y, de nuevo, suele ser éste el escenario idóneo para formular un discurso postcolonial que quiera rendir cuentas con el colonialismo, de suerte que el discurso del colonizado acabe siendo tan interesado como el discurso del colonizador. No hay pensamiento que lo refleja más cabalmente que las máximas del escritor filipino José Rizal expuestas en su segunda novela El Filibus-terismo (1891):

¿A qué darles libertad? ¡Con España y sin España serían siempre los mismos, y acaso, acaso peores! ¿A qué la independencia si los esclavos de hoy serán los tiranos de mañana? ¡Y lo serán sin duda porque ama la tiranía quien se somete a ella!1

De ahí la exigencia, también histórica, que la sociedad debe de tributar a aquellas mentes que se han dedicado, con honestidad intelectual y trabajo riguroso, a enaltecer la libertad que el conocimiento otorga. Creemos que éste es el caso de Abdallah Hammadi. Y lo es no sólo para el caso de Argelia, para una Argelia postcolonial que necesitaba pro-fesores universitarios, arabistas, filólogos, pensadores, críticos literarios, poetas, nove-listas, traductores e historiadores. Todo esto ha sido Abdallah Hammadi para Argelia. Sino también, como decimos, para el caso de España, para una España tardofranquista, cerrada al mundo, pero que necesitaba exportar la inmensa cultura que poseía en frascos de alcanfor. Y entre la exigencia por redactar una nueva historia de Argelia, y el gusto por estudiar la cultura española, apareció el punto de encuentro inevitable: al-Andalus como pasado de ambos, y futuro necesario:

¿Qué diré del al-Andalus de mis entrañas y de las primeras citas entre naranjos y oli-vos? ¿Conserva acaso el perfume de la espada de Táriq, o la locura del Parnaso ador-nado de hojas de laurel y espectros de alas tornasoladas que acarician lo imposible? ¿Es quizás al-Andalus las norias asomadas a los miradores del Tajo y los arcaduces cuyo incesante regar llega a los oídos de los sedientos y de los que caminan en la certidum-bre? Es el reino de los enamorados que escuchan el susurro de las tardes escondidas tras las murallas que despuntan más allá de la majestad y cuyo telón cae sobre las torres de Sevilla mientras se dispone a desdoblar los pañuelos de Rumaykiyya cuando celebra la estación de los almendros en flor y de la nieve que llega por los miradores del norte portadores del tañido de las campanas2.

Al-Andalus es un tópico manido, un concepto literario recurrente, un escapismo muchas veces fácil para el literato árabe3. Pero no creemos que sea éste el caso. Abdallah Hammadi no es un oriental, conoce perfectamente la sociedad y cultura españolas y, más que literato, se ha formado como filólogo e investigador con la mejor escuela de arabistas españoles. Lo andalusí no constituye un adorno, ni en su producción poética ni, induda-blemente, en su labor científica. Pero para el Abdallah Hammadi que compone tan be-llamente, tanto en español como en árabe, en esta introducción a su libro Al-Andalus entre el sueño y la realidad. Antología de la poesía española andaluza contemporánea (2008), al-Andalus va más allá del mito, para transformarse en una realidad rescatada del olvido.

El intelectual argelino debe guiarse por una ética, pero la culminación debe de ser estética, o no será, o será otra cosa, será realismo proletario, compromiso mal entendido, cuentas pendientes con el colonizador, populismo, demagogia o, simplemente, malver-sación cultural. La construcción cultural no puede levantarse sobre el odio y el revan-chismo, más bien al contrario, y así lo plantea Hammadi en la pregunta 3 de su encuesta a los poetas andaluces, la cual encabeza con el título «Llamada fraternal a los poetas andalusíes de hoy»:

3º En la época árabe de Al-Andalus, según narran los cronistas, la poesía llegó a ser algo como el pan de cada día, incluso entre campesinos y labradores; y así puntualiza el cronista Ibn Bassām en su Dajira que la poesía llegó a impregnarlo todo hasta el punto que si pides a un labrador, que va tras su arado, que te componga una poesía, te lo hace en el acto. ¿A qué se debe toda esta riqueza poética? ¿Cuál es el secreto en todo esto? Tal vez Al-Andalus por ser tierra de tanto encuentro y cruce cultural llegó a ser inspi-radora como la mujer imposible que tanto cantan los poetas a través de la historia?4

La ética hammadiana yace en responder a las exigencias argelinas no con un mensaje revanchista, dogmático o politizado, sino con un mensaje cultural, además de la más alta cultura, la cultura andalusí, de la cual Argelia también fue heredera. Y para llegar a ese reducto de la memoria civilizacional, establece como primer paso la “conver-sión al olvido”, casi a modo de intuición mística: Andalus al-ašwāq / أندلس الاشواق lo llama Hammadi, “Deseo de al-Andalus”, con un concepto que recuerda al Tarŷumān al-ašwāq / ترجمان الأشواق , “Intérprete de los deseos” del místico andalusí Ibn ‘Arabī:

¡El temporal de la soledad

muerde el vacío de tu horizonte!

Y una frescura de arco iris

cae en pesadillas en tu lecho

nocturno.

¡Lejos de viento quedó tu arenal

sin navío!

¡Qué sorbo de aroma te alivia!

¡Qué grito fantasmal se ve

urgir entre las ventanas de tu abismo!5

Hammadi en este sentido no inventa el sentimiento, no ya de nostalgia, sino de encontrar en al-Andalus respuestas a la identidad árabe, en el recuerdo, en la memoria, en el olvido. Consecuentemente cita a Adonis:

Por eso dice Adonis en “La música del pez azul (p. 394)”: “Me resulta difícil explicar mi relación con al-Andalus. Está ligada al recuerdo, al deseo, a los sueños. No sé qué veo en al-Andalus, pero es algo que no puedo transmitir. ¿Se ha convertido por eso en una segunda lengua? ¿En un texto original y global? ¿Habita en mi imaginación, formando un todo con ella? He hablado con al-Andalus como si se tratara de alguien ausente y presente a la vez a quien comunicar mis pensamientos. Y ella se limita a ser fuente de inspiración6.

Lo que sí inventa Hammadi, y lo hace no sólo suyo, sino también parte de arge-linos y españoles, es esa recuperación de al-Andalus en clave moderna y viva, es decir, no sólo como ejercicio de arqueología filológica y crítica textual, sino también como “rea-lismo mágico”. Y para ello seguramente se haya servido de su conocimiento, excepcional dentro del mundo árabe, de la obra de Gabriel García Márquez y la literatura hispano-americana. Al-Andalus tiene que ser un lugar de la memoria, Macondo árabe que se recupere del olvido, para vivirse, en su cultura y su legado, en su sensibilidad y gusto estético. Hammadi es un intelectual, nada hay de nostalgia ni de reivindicación política en la idea de al-Andalus, idea usada y abusada por propios y extraños. La idea hamma-diana es exclusivamente cultural, vivencial, para que la estética del gusto andalusí sea herramienta para la construcción moderna de argelinos y españoles. Y Estética es todo, el todo ontológico:

En virtud de lo anterior, la Estética ha de comprenderse en tanto que orden mayor de la universalidad cualitativa y unidad preferente de la universalidad, trabada en el todo de las conexiones, el Espíritu, entre el hombre, la naturaleza y la vida. La Estética se re-suelve como una ontología; es una ontología cualitativa de la unidad y el todo. Una onto-logía dinámica que históricamente se mueve. La Estética se resuelve como la ontolo-gía; filosofía primera, que está en el centro7.

Tras la ética investigadora, académica y científica, Hammadi obra, escribe y poetiza, construye literatura que pueda funcionar en la definición ontológica del ser argelino, del ser español, de esa nueva poesía andaluza que llama al-š‘ir al-isbānī al-andalusī / الشعر الإسباني الأندلسي . La idea es dar forma académica y literaria a una nueva esté-tica andalusí/andaluza/española, desde la herencia argelina, al tiempo que responder a la necesidad ontológica de definir, también, una estética argelina con la cual afrontar los desafíos de la modernidad. De ahí que Hammadi escriba en español, pues el español le permite ser el eslabón de un continuum que sobrevive en la memoria, aquella historia que nació en la Granada de Ibn al-Jaīb, siguió desterrada en la Argel de Cervantes, y debe continuar en la Constantina de Hammadi:

Por tu trágica sin venganza

renunciaré a mi Sinhaya.

Por tus rosas del recuerdo

encarnaré a Abu-l-Hayyay.

Por tu sorda lejanía

resucitaré a Ibn al-Jatib.

Por tus torres brumosas

edificaré mis casidas.

Con azucenas y zureo levantaré tu al-mihrab.

Con mi sudor de zinatí

y mi yegua berberisca

alcanzaré tu Ben Omaya.

Regaré tus arriates, tu ámbar de Oriente

con el treno de mi laúd de mirto.

Por el vino y el copero.

Por el mancebo y la Zumaya.

Por Badis y el Bermejo.

Te haré ofrenda, mi Constantina8.

De ahí que sea pertinente en la obra de Abdallah Hammadi establecer el con-cepto «neoandalusí» para el proyecto intelectual y literario que encarna. Frente a un colonialismo culturalmente agresivo que había alienado al argelino con su pasado me-diante la sustitución lingüística y la diglosia, Hammadi encuentra en la lengua española una liberación y, sobre todo, una herramienta con la que explorar, intuitiva-mente, al modo sufí, las estructuras cognitivas del ser y, en última instancia, comunicarse con el olvido.

Siempre navegando por el camino:

desde los confines del Hoggar, un vasto

pasto

de arenal me guía;

¡lamiendo el céfiro de un latido sereno!

Un río de cristal se vierte

hacia el infinito

En la otra orilla, dos siluetas de verde

clamor suplican el horizonte9.

Hammadi plantea la conversión, la extinción, el abandono al lugar más remoto del ser, donde habita el olvido. Cualquier lector español seguro que ya sabe de lo que Hammadi está hablando:

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

Así comienza el famosísimo poema de Luis Cernuda “Donde habite el olvido”, poeta andaluz que expresa la extinción del ser en el olvido. Hammadi realiza una opera-ción similar, la de convertirse al olvido, allí donde al-Andalus es mito, para, una vez extinguido el deseo, devolverlo de hecho y por derecho a la realidad:

¡Ay hermano Federico!

Que he venido para sacudir de tu frente

el polvo del olvido para sembrar sobre tu losa

una flor

cuyo nombre es al-Andalus.

Hermano,

que hoy vengo para llevarme la ceniza de tus

huesos

y quemarla como incienso en el templo de

nuestra liberación sagrada10.

Hablamos por lo tanto de ética argelina y estética neoandalusí, del reto con el que el destino desafiaba a los intelectuales argelinos a partir de los años setenta, y de la solución andalusí, andaluza y española que logró encontrar Hammadi para responder al dilema. Era necesario encontrar una comunión con los escritores españoles contempo-ráneos, sobre todo con los andaluces. Al mismo tiempo era imperativo aprender la len-gua de Cervantes, y cultivar el argelinismo en clave hispánica, o hispano-árabe. Suponía a la vez una liberación del yugo colonial, como una reivindicación de la memoria, la historia y el legado árabe en el Mediterráneo occidental. Converso con el olvido no es tan sólo un breve libro de poesías, ilocalizable, manuscrito perdido como la legendaria obra de Cide Hamete Benengeli. Converso con el olvido es sobre todo una obra fundacional dentro de las Letras Argelinas, pues no hay mayor rigor y coherencia en la historia de cualquier literatura que la continuidad, y en este caso la continuidad se logra con el símbolo argelino de uno de los mayores genios de la literatura universal:

Así vamos, amigo mío, compañero,

lamiendo la infinita planicie del mar

que hierve, se algazara y se rebela.

Cual si destello de alba se tratase,

o un cementerio antiguo

o una ciudad bañada en sangre,

cuyo pendón blasonase a una paloma.

Don Quijote soy,

el profeta embozado,

tal vez, esa tortuga que por burlar los

colmillos del

tigre,

detuvo un instante la luz de la jungla.

Don Quijote, sí, amigo mío,

que cabalgó su locura

para ofrecerte el sueño de una casida11.

Converso con el olvido da por lo tanto continuidad a una literatura hispanoargelina que nunca fue pero siempre ha estado presente, como aquellos moriscos exiliados, como aquellos cautivos depauperados. Al-Andalus y España han estado siempre presentes en Argelia, pero sus voces se han relegado al olvido. Abdallah Hammadi regresa al olvido para rescatar esa voz, para convertirse en esa voz, de morisco nuevo, de neoandalusí, como si el continuum histórico nunca se hubiera detenido.

Lo curioso de esta historia, y lo trágico, es que el esfuerzo de Abdallah Hammadi acabó igualmente en el olvido, como toda esa literatura morisca, clandestina y cifrada. Converso con el olvido es intrascendental para la historia de las literaturas hispánicas, no ha sido valorado como obra fundacional de una “literatura hispanoargelina contem-poránea”, y ha pasado desapercibida tanto para la crítica como para la historia literaria. Peor aún, Abdallah Hammadi parece no haber recibido el reconocimiento que merece por parte del Hispanismo y el Arabismo español.

Este pequeño trabajo, incluido en un número homenaje dedicado a su figura y obra en Revista Argelina. Revista semestral de Estudios Argelinos, pretende ser una guía para adentrarse en la obra de Abdallah Hammadi, y revalorizar su contribución a la literatura argelina, la literatura hispánica, la historia y crítica literarias, la filología, el Arabismo y el Hispanismo.

2. Bibliografía hammadiana

Se relacionan a continuación las principales obras de Abdallah Hammadi, tanto en lengua árabe como española, por orden cronológico y divididas entre obras literarias y académicas. Se indica entre corchetes los títulos en español de las obras en árabe:

Obras literarias:

1) Converso con el olvido, Madrid, La Buhardilla, 1979 (2ª edición: Constantina, Univer-sidad de Constantina, 2003).

2) Al-hiŷra ilà mudun al-ŷunūb [Emigración hacia las ciudades del sur], Argel, SNED, 1981.

3) Qaā’id gaŷariyya [Poemas gitanos], Argel, ENAL, 1983.

4) Taazzaba al-‘išq yā Laylà [Oh Leila, la pasión sobreviene], Constantina, al-Ba‘at, 1985.

5) Al-Barzaj wa-l-Sikkin [Umbral y Cuchillo], Damasco, Ministerio Sirio de Cultura, 1998.

6) Tafunasit, novela, Argel, ENAL, 2006.

7) Anṭiqu ‘an al-hawà [Hablo del deseo], Constantina, Dār al-Alma‘iyya, 2011.

Obras académicas:

1) Gābriyāl Gārsiyā Mārkīz. Rā’id al-wāqa‘iyya al-sariyya [Gabriel García Márquez. Pionero del Realismo Mágico], Argel, ENAL, 1983.

2) Iqtirābāt min šā‘ir al-šīlī al-akbār Pāblū Nīrūdā [Estudios sobre el gran poeta chileno Pablo Neruda], Argel & Túnez, SNED & MTED, 1985.

3) Madjal ilà al-ši‘r al-isbānī al-mu‘āar [Introducción a la poesía española contem-poránea], Argel, ENAL, 1985.

4) Dirāsāt fī al-adab al-magribī al-qadīm [Estudios sobre la antigua literatura magrebí], Constantina, al-Ba‘ath, 1986.

5) Al-Mūriskyūn wa muākim al-taftīš fī al-Andalus. 1492-1616 [Los moriscos y la Inquisición española. 1492-1616], Argel & Túnez, SNED & MTED, 1989.

6) Masā’lāt fī al-fikr wa-l-adab [Preguntas sobre pensamiento y literatura], Argel, Departamento de publicaciones universitarias, 1994.

7) Mujtārāt min al-adab al-ŷazā’irī al-adīt [Introducción a la poesía argelina contem-poránea], Kuwait, Fundación Babtain, 2001.

8) Andalusiyyāt. Garnāa wa-l-š‘ir [Andalusíes. Granada y la poesía], Constantina, al-Ba‘at, 2004.

9) La poesía en el reino nazarí de Granada. 1232-1492, Kuwait, Fundación Babtain, 2004.

10) Al-Andalus bayna al-ulm wa-l-aqīqa. Anūlūŷiyā min al-š‘ir al-isbānī al-andalusī al-mu‘āar [Al-Andalus entre el sueño y la realidad. Antología de la poesía española andaluza contemporánea], Argel, Dār Bahā’ al-Dīn, 2008.

11) al-Hādī al-Sanūsī, Šu‘arā’ al-ŷazā’irī fī-l-‘ar al-āir [Poetas argelinos de nuestros días], edición moderna de ‘Abd Allāh ammādī, Constantina, Dār Bahā’ al-Dīn li-l-Našr wa-l-Tawzīʿ, 2007, 2 vols.

12) Sīra al-Muŷāhid Jayr al-Dīn Barbarūs fī al-Ŷazā’ir [Vida de Jeireddín Barbarroja en Argelia], Argel, Dār al-Qaba, 2009.

13) Tārīj balad Qusanīna li Ibn al-‘Aār [Historia de la ciudad de Constantina de Ibn al-‘Aār], Argel, Ministerio de Cultura, 2011.

14) Al-durr al-munaẓẓim fī al-mawlud al-nabuwwī al-mu‘aim li-l-imām al-‘Azafī [Perla ordenada del natalicio del más grande de los profetas], Amán, Dār al-Yāzūrī, 2015.

 

3. Apéndice iconográfico

01.Converso_con_el_olvido_W 02.Al-hijra_ila_mudun_al-janub_W 03.Qasaid_gadjariyya_W04.Al-barzakh_wa_al-sikkin_W

 

05.Tafunasit_W 06.Antiqu_3an_al-hawaa_W 07.GGM-Raid_al-waqi3iyya_al-siHriyya_W 08.Neruda-Sha3ir_al-Shili_al-Akbar_W 09.Madkhal_ila_al-shi3r_al-andalusi_al-hadith_W 10.Dirasat_fil-Adab_al-maghribi_al-qadim_W 11.al-muriskiyyun_wa-mahakim_al-taftish_W 12.Los_moriscos_y_la_inquisicion_en_al-andalus_W 13.Masailat_fil-fikr_wal-adab_W 14.Aswat_min_al-adab_al-djazairi_al-hadith_W 15.Andalusiyat_W 16.La_poesia_en_el_reino_de_Granada_W 17.Al-andalus_bayna_al-hilm_wa_al-haqiqa_W 18.Shuara_al-djazair_fi_al-asr_al-hadir_W 19.Sira_al-mudjahid_Khayruddin_Barbarus_W 20.Tarikh_balad_Qusantina_W 21.Al-dar_al-munzhim_W

Notas:

1 José Rizal, El Filibusterismo, edición crítica de Isaac Donoso, traducción filipina de Virgilio Almario,  prólogo de Floro Quibuyen, Quezon City, Vibal Foundation (en prensa), cap. xxxix.

2 Abdallah Hammadi, “Al-Andalus entre el sueño y la realidad”, en Annales du Laboratoire de Traduction, Constantina, Universidad de Constantina, núm. 3, p. 7 (versión española del texto aparecido en Al-Andalus bayna al-ḥulm wa-l-ḥaqīqa. Anṭūlūŷiyā min al-š‘ir al-isbānī al-andalusī al-mu‘āṣar, Argel, Dār Bahā’ al-Dīn, 2008, p. 9).

3 Sigue siendo perfectamente válida la referencia de Pedro Martínez Montávez, Al-Andalus, Es-paña, en la literatura árabe contemporánea, Madrid, Mapfre, 1992.

4 Abdallah Hammadi, “Al-Andalus entre el sueño y la realidad”, loc. cit., p. 17 (versión española del texto aparecido en Al-Andalus bayna al-ḥulm wa-l-ḥaqīqa, loc. cit., p. 35).

5 Abdallah Hammadi, Converso con el olvido, Constantina, Universidad de Constantina, 2003, p. 1.

6 Abdallah Hammadi, “Al-Andalus entre el sueño y la realidad”, loc. cit., p. 8.

7 Pedro Aullón de Haro, “Estética y objeto estético”, en Caracteres Literarios, 2001, p. 13.

8 Abdallah Hammadi, Converso con el olvido, ob. cit., p. 31.

9 Ibid., p. 47.

10 Ibid., p. 7.

11 Ibid., p. 40.